Hexagramas

Aquí iré poniendo los hexagramas que vayan saliendo en los círculos, y con la ayuda de Olalla , la interpretación. Seguiré el orden numérico.

3. La dificultad inicial

Si sobre estimas a los grandes personajes

la gente se torna incapaz.

Si sobre valoras las posesiones

la gente comienza a robar.

El Maestro guía

vaciando las mentes de las gentes

y llenando sus corazones;

debilitando sus ambiciones

y fortaleciendo su resolución.

Ayuda a la gente a desprenderse

de cuanto saben y cuanto desean,

creando confusión 

en aquellos que creen saber.

Practica el no- hacer 

y todo ocupará su propio lugar.

  • Hay un caos pero solo es apariencia. Lección de Paciencia y Confianza.

29. Lo abismal

¿Quieres mejor el mundo?

No creo que pueda hacerse.

El mundo es sagrado. 

No puede mejorarse.

Si lo manoseas, lo arruinas.

Si lo tratas como un objeto lo pierdes.

Hay un tiempo para estar delante

y un tiempo para estar detrás.

Un tiempo para estar en movimiento

y un tiempo para estar en descanso

un tiempo para estar vigoroso

y un tiempo para estar exhausto.

Un tiempo para estar a salvo

y un tiempo para estar en peligro.

El maestro ve las cosas tal cual son 

sin intentar controlarlas.

Dejan que sigan su propio curso

y reside dentro del circulo.

  • Miedo a lo desconocido, a lo nuevo, a buscar caminos. Hay que tener confianza y fe en la vida, saber aguardar y confiar.

30. Lo Adherente

Quien permanece en el Tao al gobernar a los hombres 

no intenta forzar el resultado

ni derrotar al enemigo por la fuerza de las armas.

Para cada fuerza hay una contra-fuerza.

La violencia, aunque bienintencionada, 

siempre recae sobre uno mismo.

El maestro hace su tarea

y después se detiene.

Comprende que siempre el universo

escapa a todo control

y que intenta dominar los eventos

es ir a contracorriente del Tao.

Puesto que cree en sí mismo,

no intenta convencer a nadie.

Puesto que está contento consigo,

no necesita la aprobación de otros.

Puesto que se acepta a sí mismo,

el mundo entero lo acepta.

  • Lección de rectitud y claridad. Para que perdure la claridad en el interior nos adherimos  a la rectitud y la claridad en los pensamientos.
  • Lo claro, al irradiar la luz, requiere la presencia de lo perseverante en su interior, para no quemarse del todo y estar en condiciones de iluminar de forma duradera.

31. El Influjo

Las armas son las herramientas de la violencia;

todo hombre decente las detesta.

Las armas son las herramientas del miedo;

el hombre decente las evita.

Sólo con el mayor refreno

y en las más extrema necesidad

las usará si a ello es compelido.

La paz es el valor más elevado.

Si la paz ha sido alterada,

¿como podría estar contento?

Sus enemigos no son demonios

sino seres humanos como él.

No les desea mal.

No se regocija en la victoria.

¿Como podría regocijarse en la victoria

y deleitarse en la matanza?

Él entra en batalla gravemente,

con gran pena y compasión,

como si a un funeral asistiera.

  • El elemento Tierra (persona) fase de nutrición. Descomponemos las vivencias, cogemos lo que nos nutre y eliminamos lo que no nos sirve.

32. La Duración

El Tao no puede ser percibido.

Más diminuto que nada,

contiene incontables universos.

Si los hombres y las mujeres poderosos

pudieran permanecer centrados en el Tao

todo estaría en armonía.

El mundo sería un paraíso.

Las gentes hallarían la paz

y la ley estaría escrita en sus corazones.

Con los hombres y las formas

reconoce que son provisionales.

Con las intituciones

reconoce cuando deben cesar sus funciones.

Sabiendo cuándo parar,

puedes evitar cualquier peligro.

Todo acaba en el Tao

como los ríos confluyen en el mar.

  • La unión como estado duradero, donde el movimiento nos impulsa a un nuevo           comienzo.

41. La Merma

Cuando un hombre superior oye del Tao,

inmediatamente comienza a encarnarlo.

Cuando un hombre normal oye del Tao,

medio cree, medio duda de él.

Cuando un hombre estúpido oye del Tao,

se ríe a carcajadas.

Si no riera 

no sería el Tao.

Así pues se dice:

La senda hacia la luz parece tenebrosa,

la senda hacia delante parece retroceder,

la senda directa parece la más larga,

el verdadero poder parece débil,

la verdadera pureza parece deslustrada,

la verdadera constancia parece voluble,

la verdadera claridad parece oscura,

el arte más elevado parece simple,

el mayor amor paree indiferente,

la mayor sabiduría parece ingenua.

No es posible hallar el Tao en parte alguna;

sin embargo, nutre y completa toda cosa.

  • El elemento Tierra: fase de reflexión. Toda digestión necesita un tiempo de maceración para poder discernir las circunstancias que nos aporta la vida cada día.

50. El caldero

El maestro se da

a cuanto el momento le brinda.

Sabe que va a morir.

Y nada le queda a que aferrarse:

no hay ilusiones en su mente

ni resistencias en su cuerpo.

No piensa en sus acciones;

ellas fluyen desde el centro de su ser.

Nada hay en la vida que retenga;

por ello esta dispuesto a morir

tras un buen día de trabajo.

  • La acogida de lo nuevo, vaciamos el caldero y lo limpiamos, lo preparamos para lo nuevo.

51. Lo suscitativo, la conmoción  

Todo ser del universo

es una expresión del Tao.

Todo ser surge a la existencia

inconsciente, perfecto, libre;

toma un cuerpo fisico

y deja que las circunstancias lo completen.

Es por ello que todo ser

honra espontáneamente al Tao.

El Tao da nacimiento a todos los seres,

los nutre, los mantiene,

vela por ellos,los conforta, los protege,

los trae de regreso a sí,

creando sin poseer, 

actuando sin desear,

guiando sin interferir.

Es por ello que el amor del Tao 

está en la naturaleza misma de las cosas.

56. El Andariego 

Los que saben no hablan.

Los que no hablan no saben.

Cierra tu boca,

desembota tus sentidos,

desafila tu astucia,

desata tus nudos,

suaviza tu mirada,

decanta tu polvo.

Esta es la identidad primordial.

Se como el Tao.

No puedes ser acercado o apartado,

beneficiado o dañado,

honrado o difamado.

Se da continuamente.

Por eso perdura.

  • Prudencia y perseverancia, como el viajero,dejamos las penalidades y adversidades buscando un nuevo sitio. No dejamos que perdure la adversidad mas que el tiempo necesario, como el de un viajero.

57. Lo suave

Si quieres ser un gran dirigente

debes aprender a seguir al Tao.

No intentes controlar.

Abandona los conceptos y los planes fijos,

y el mundo se gobernará a si mismo.

Cuantas mas prohibiciones impongas

menos virtuosa será la gente.

Cuantas mas armas tengas

menos segura estará la gente.

Cuantas más limosnas des

menos confiará en si misma la gente.

Por ello el Maestro dice:

Abandono la ley

y la gente se torna honesta.

Abandono la economía

y la gente se torna próspera.

Abandono la religión

y la gente se torna serena.

Abandono todo deseo de bien común

y el bien se torna tan común como la hierba.

  • El viento elimina las nubes que nublan la vista, igual que un juicio claro eliminara todas las sombras de suposiciones.
  • Una misma dirección, claridad, persona que instaura orden y con ideas claras hacia una dirección.
  • Acción incesante, insistente y penetrante.
  • En esta fuerza natural l tiempo es el medio de su acción.
  • “El pensamiento claro debe penetrar en el alma”

59. La Disolución

Para gobernar bien un país

nada hay mejor que la moderación.

La marca de un hombre moderado

es que no se aferra a sus ideas.

Tolerante como el cielo,

omnipresente como la luz del sol,

firme como una montaña,

flexible como un árbol al viento,

sin un destino a la vista

y haciendo uso de todo,

la vida ocurre y le trae su camino.

Nada es imposible para él.

Debido a su desapego,

puede cuidar del bien estar de la gente

como una madre cuida a su hijo.

  • Dispersión y disolución del egoísmo.
  •  Camino que nos conduce a la unión de lo separado, lección
    de respeto y autoestima.
  • “Un hombre libre de pensamientos parásitos y egoístas
    conseguirá dicha disolución”

60. La Restricción

Gobernar un gran país

es como asar un pececillo:

lo estropeas si atizas mucho el fuego.

Centra tu país en el Tao

y el mal no tendrá poder.

No es que no exista;

es que podrás apartarte de su camino.

No des al mal nada a que oponerse

y desaparecerá por si mismo.

  • Adquirir una conducta recta pero sin dañar nuestra naturaleza.

61. La verdad Interior

Cuando un país tiene verdadero poder

se vuelve como el mar:

todos los ríos fluyen en su busca.

Cuanto mas poderoso crece,

más precisa de humildad.

Humildad es confiar en el Tao,

de este modo no es preciso defenderse.

Una gran nación es como un gran hombre:

Cuando comete un error, se da cuenta.

Habiéndose dado cuenta, lo admite.

Habiéndolo admitido, lo corrige.

Considera a quienes señalan sus faltas

como sus más valiosos maestros.

Piensa en su enemigo

como en la sombra que él mismo proyecta.

Si una nación esta centrada en el Tao,

si nutre su propia gente

y no se entromete en asuntos ajenos,

será un faro para todas las naciones del mundo.

  • Actitud activa del estado lago.
  • La verdad interior es acogida cuando la mente está libre de
    prejuicios.
  • Ayudar a los demás a que entren en un estado
    de conciencia, llegar al corazón del otro para vencer los
    obstáculos.
  • Lo recto, la constancia y la amistad incondicional
Anuncios